autoayuda, Historias

HABLEMOS DE MIEDOS

Durante toda mi vida he vivido con diferentes miedos, pero el más fuerte de todos siempre ha sido el miedo de no ser “suficiente”.   Y no es que quiera justificar mi forma de ser, estoy muy consciente de tengo que trabajar esa área de mi vida de manera urgente.  Pero quiero ir atrás, a donde todo comenzó,

Tenía 14 años cuando me enamoré perdidamente de un chico más o menos de mi edad.  El chico se fijó en mí (cosa que para mí era increíble), así que quise ser una “buena novia” tratarlo bien, ser cariñosa, en fin, hasta poesía le compuse.  Sin embargo al cabo de un par de meses, se le apagó la chispa, el chico quería que lleváramos la relación a otro nivel (yo tenía 15 años recién cumplidos) pero yo no me sentía preparada para eso, lamentablemente a esa edad habían chicas que tenían “preparación” en esos ámbitos y mi querido noviecito me dejó por otra chica que según él, era mucho mejor que yo.

Después de llorar a mares y componerle una canción que pensándolo bien se la debería pasar a Bad Bunny para que la convierta en un trap de decepción, me quedé con ese pensamiento en la cabeza.  “Te dejaron por alguien mejor que tú”.  

Una vez llegue a la universidad a mis 18 años, entré en un mundo totalmente diferente para mí. Tenía libertades que no había podido tener antes pero sin embargo seguía siendo una chica inocente, picoreta y llena de ganas de vivir la vida (así como Mark Anthony).   Fue ahí que conocí a lo que yo considero fue mi primer amor, un compañero de universidad que me robó el corazón y la virginidad.  Esta muchachita llena de inseguridades se atrevió a entregarse a quien creía que le iba a corresponder igual, pero lamentablemente se encontró con que su gran amor tenía otra mujer la cual “era mejor que yo” porque Él se desapareció de mi vida de una manera abrupta dejándome con el corazón roto y el alma hecha cantos.

No fue hasta que cumplí 20 años que conocí al hombre con el que me casé.  Tenía 21 años y lo amaba con locura.  Fueron unos primeros años de matrimonio bien lindos, realmente no recuerdo claramente cuando fue que mi vida se convirtió en un infierno de maltrato e infidelidad.  Luego de 5 años de matrimonio y después de pasar las peores sensaciones de mi vida, el hombre del que me enamoré perdidamente me decía que se iba con otra mujer porque ella “era mejor que yo en todos los aspectos y que era capaz de darle el “culo” cada vez que se lo pedía”.  Fueron momentos muy duros para mí, llevaba esas palabras taladrándome en la cabeza desde que tenía 15 años, escuchándolas una y otra vez.

Decidí emprender mi viaje de vida sola, sin embargo a lo largo del mismo hubo hombres que dejaron experiencias buenas, pero lamentablemente fueron más las terribles que las buenas.  Ya en mi plena adultez me encuentro enamorada otra vez de alguien que volcó sus propias inseguridades y su frustración conmigo. Nunca me puso una mano encima, pero no hizo falta.  Sus palabras fueron más duras que cualquier puño y me hicieron más daño que cualquier golpe.  Es triste saber que una persona puede ser buena contigo, pueden pasar momentos maravillosos como los que pasé con él, pero sin embargo cuando te hacen sentir que no eres capaz de inspirar ni una pizca de pasión, cuando te hacen sentir miserable y poca cosa es muy difícil que los buenos momentos borren eso de tu corazón.  La palabra áspera y el maltrato son cosas que marcan el corazón de cualquier mujer lamentablemente para mal.  Al final me vi atrapaba en un mundo donde lo único que escuchaba era mi propia voz gritando que NO ERA SUFICIENTE.

¿Cómo esto me ha afectado? Al sol de hoy siento que soy capaz de espantar a cualquier hombre que intente acercarse ya sea a través de un muro de contención o tratando de aferrarme a sus brazos como si yo no tuviera los míos propios.   Reconozco que puedo fastidiar cualquier intento de conocerme porque inmediatamente siento que hay un interés de alguien que me gusta, me entra un miedo irracional de “no ser suficiente”, entonces trato de convertirme en esa mujer “espectacular” que yo pienso que todo hombre busca.   Cuando me proyecto como realmente soy y expongo mis miedos es lógico que salgan corriendo. 

Otra de las cosas que me pasa es que cuando salgo con alguien que me gusta, a esa persona le “encanta” estar conmigo pero de momento me frena de una manera abrupta, algo así como cuando te dan un sartenazo en la cara. Porque resulta que soy una mujer buena, de buenos sentimientos y no están preparados para una relación con alguien como yo.  (¿No se supone que lo que los hombres buscan es una buena mujer?) Abro paréntesis (Me voy a inscribir en alguna clase para ser dominatrix) cierro paréntesis.

¿Porque escribo sobre esto? Porque otro de mis miedos es que la gente se dé cuenta de mi terrible defecto, no me gusta que me repitan constantemente lo que ya se.  “Yazmin tienes que ser una cabrona, no puedes ser tan amorosa, no puedes darte tanto”  Sin embargo en un escrito anterior les dije que hubo un amigo que me dijo que lo que me hacía especial y diferente era esa forma en la que yo me daba a los demás.   Mi pregunta es, habrá alguien por ahí que logre entender que lo que quizás busca este corazón es simplemente alguien que NO LO SUELTE.

La inseguridad es un defecto sumamente peligroso, eso lo sé yo y admito que lo estoy trabajando  aunque a veces se me hace tan difícil sacar la programación de mi cabeza, ojalá todo pudiera ser tan sencillo como reprogramar un chip.  

No es imposible recuperar la confianza en uno mismo, pero que difícil es cuando sientes que andas por ahí peor que un espanta pájaros.  Es como si tu vida amorosa fuera una película llamada “How to lose a guy in 2 DATES”

Así que tú que me lees, se vale tener miedo, se vale sentirse insegura, pero lo que no se vale es NO tratar de mejorar esa fase de tu vida.  Mírate al espejo cada día, háblate bonito, entiende que no tienes necesidad que nadie te valide como mujer. Si en algún momento te sientes cayendo y no encuentras quien te sostenga, no tengas miedo, esa sensación se termina cuando te das cuenta que te puedes sostener por tus propios pies.  Una vez entiendas eso encontraras quien desee abrazarte y nunca soltarte.  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s